La información y formación en Prevención de Riesgos Laborales (I)

Prevención de Riesgos Laborales

Según la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales, es obligatorio informar y formar a las personas trabajadoras sobre los riesgos y medidas de seguridad inherentes a su puesto. ¿Pero cómo hacerlo de forma correcta?

La Ley 31/1995 de 8 noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales busca fomentar una cultura preventiva efectiva. Por ello, una parte vital de la protección de la salud en el trabajo es el derecho de los empleados y las empleadas a la información y formación en materia de prevención de riesgos laborales. No sólo es imprescindible para conseguir una integración efectiva de la prevención, sino también como instrumento para el cumplimiento de otros derechos, como los de consulta y participación.

Sin embargo, a pesar de la importancia de la información y formación en los empleados y las empleadas, muchas organizaciones no les dan importancia. Ya sea por la falta de comprensión sobre la vitalidad de estas actividades, o por los requisitos que exige la ley, es difícil ver un cumplimiento de las obligaciones asociadas.

Contra lo segundo no podemos hacer nada, pero sí que podemos resolver algunas de las dudas más frecuentes en torno a la información y formación de los empleados a nivel preventivo.

En esta primera lección, comencemos por la información que se debe dar a los trabajadores y las trabajadoras.

¿Qué entendemos por información?

Son los mensajes básicos que se transmiten en forma de instrucciones, manuales, etc., a los empleados y las empleadas. Una buena información incluye las fuentes de donde proceden los datos, así como maneras alternativas de profundizar en la materia.

 ¿Sobre qué hay que informar?

A nivel general, se debe informar a los empleados y empleadas de los resultados de la evaluación de riesgos realizada al entorno de trabajo. Más específicamente, hay que incidir en:

  1. Los riesgos para la seguridad y salud tanto a nivel global de la compañía como a nivel individual y específico de cada puesto.
  2. Las medidas y actividades de prevención de esos riesgos.
  3. Las medidas y acciones que se realizan en situaciones de emergencia o de primeros auxilios.
  4. Los agentes peligrosos del lugar de trabajo, los riesgos que suponen para la seguridad y la salud, la exposición límite recomendada, las medidas preventivas, las actuaciones a seguir en situaciones de emergencia (vertido, salpicadura, incendio, etc.) y las medidas de primeros auxilios.
  5. La forma correcta de utilización de los equipos de trabajo, así como los usos análogos o incorrectos.
  6. Los riesgos contra los que protegen los equipos de protección individual.

¿A quién hay que informar?

Se debe informar a todo el personal, ya sea a través de sus representantes, o bien directamente. Mediante los representantes se les proporcionará la información general sobre riesgos y medidas preventivas de la compañía. De forma directa se les informará sobre los riesgos y medidas específicos de su puesto.

¿Cómo hay que informar?

No hay una ley que exija específicamente cómo debe ofrecerse la información a los empleados y las empleadas, aunque es conveniente que sea de manera escrita. Sobre todo, habrá que hacerlo así cuando la información sea extensa y compleja, cuando haga referencia a tareas excesivamente peligrosas, o bien cuando va a ser comentada durante una reunión formal (como por ejemplo el Comité de Seguridad y Salud).

¿Cuándo hay que informar?

A falta de unas normas específicas en la legislación española, es recomendable que los empleados y las empleadas sean informados desde el comienzo de su relación laboral con la compañía. Es recomendable seguir los siguientes pasos para informar:

  1. Cuando la persona trabajadora se incorpora a la compañía, se le debe dar la información específica relacionada con su puesto.
  2. Cada cierto tiempo (6 meses, 1 año…), se debe actualizar la información que se le dio inicialmente.
  3. Cuando se produzca una modificación importante, como por ejemplo la introducción de nuevos equipos que generen riesgos, se debe informar inmediatamente.

En Provea somos profesionales especializados en la Prevención de Riesgos Laborales y en la gestión documental de este campo. Podemos ayudarte si tienes cualquier duda. Para ello, ponte en contacto con nuestro equipo.